jueves, octubre 07, 2010

Convirtiendo heterosexuales en lesbianas

Lo confieso: uno de esas ideas locas que ronda por mi cabeza desde hace tiempo es lograr convertir a alguna de mi amiga o conocida heterosexual en lesbiana. No sé por qué pero me da a mí el pálpito de que todos, en el fondo, somos bisexuales y que sólo es necesario el empujón adecuado para que incluso esas heteros más recalcitrantes sientan curiosidad por acostarse con otra mujer.

¿Quién no ha estado alguna vez en medio de un grupo de heterosexuales borrachas que han comenzado a darse piquitos entre ellas o, incluso, a dártelos a ti? Si no os ha pasado nunca, bichead aleatoriamente el Facebook de alguna amiga que no entienda: fijo que hay alguna foto en la que está cual palomita picoteando los morros de otra tía.

Cuando empecé a ver The L Word estaba convencida de que era la serie definitiva: ¿qué hetero modernilla se podría oponer a tener una experiencia lésbica después de ver a esas pedazo de mujeres con tantísima clase? Así que pensé que una buena manera de convencer a las colegas heteros para pasarse a la otra acera era organizar sesiones intensivas de visionado de la serie.

Tras fracasar en el intento -mira tú que ninguna se enganchó ni a la serie ni a acostarse con otra mujer-, he llegado a la conclusión de que lo mejor es ir de frente: meter cuello, vamos, tal y como denomina una amiga, también gay, al acto de abalanzarse sin mediar palabra sobre el pescuezo de una tía que te mole.

Lo malo es que para ser capaz de cometer actos de ese tipo, al menos en mi caso, es necesario llevar un puntito graciosete. Sí, exactamente el que llevaba la otra noche, vamos. He de decir que en mi juventud -¿con 20 y pocos añitos?- ya intenté cierta noche de marcha sacar del armario a una amiga a la que yo veía muy entendida, pero que estaba entregada a los convencionalismos del mundo heterosexual. Esa noche no lo pude confirmar porque yo no llevaba un puntito, sino un gran ciego que acabó conmigo dormida y roncando -supongo- en su cama, mientras ella se entretenía viendo en la tele una peli de esas francesas de autor subtituladísima. Aquello fue demasiado para mi estado de embriaguez y mi propósito de sacarla del armario se fue al traste. Ese privilegio quedó para otra colega, no sé si más osada o con más aguante a las noches de marcha que yo, que unos años después se la ventiló. ¡Mierda!

Pero poco importa ya lo que pasó hace ¿16 años? Lo que importa es lo que pasó la otra noche. Yuuuuuhuuuuu... Os pongo en antecendentes: cena con grupo de amigas heterosexuales, varias botellas de vino, juego del 'yo nunca',  volver a explicar que en este juego cuando SÍ se bebe es cuando has hecho algo, típica pregunta de 'Yo nunca he sentido deseos de besar a otra mujer', todas bebemos, excepto una de nosotras, hetero recalcitrante, algunas cervezas  más y ¿vamos a tomarnos una copita al centro?  

Así que allí que aparecemos todas en un bareto del centro, medio borrachuzas y entonaditas después del 'Yo nunca' y, como ya se sabe, una cosa lleva a otra, lleva a otra...Y no sé por qué me recuerdo, así de repente, pegándole un beso en los morros a la hetero recalcitrante -la que no había deseado nunca a otra mujer-, ella mirándome con los ojos muy, muy abiertos y largándose a toda leche al servicio, tal vez porque su novio andaba rondando por el bar. Y lo peor es que, por lo visto, el beso gustarle, le gustó. Ay, que no hay nada peor que negar el deseo para que se te ponga de repente delante de tus morros, y nunca mejor dicho lo de delante de tus morros.

19 comentarios:

Lui Strega dijo...

oleee bien hecho!!!!! jajajaja

Anónimo dijo...

Holaa caracola!!...ja, hablando de caracoles!!...que razón llevas Lowana, las heteros son como caracol@s van despacito como sin hacer ruido y a lo tonto callando, en verdad están deseando que llegue una lesbiana y les "meta cuello", y encima luego "babeando", te dicen..."¿que hacesss?" con ojos como platos y supersorprendidas, cuando por dentro en verdad les ha encantadooooooo!!!!y no contentas con eso, luego van vacilando a las amigas y presume de que una tía ha intentado ligar con ella o que ha tenido una experiencia lésbica...jajaja

Lowana dijo...

Como si lo estuviera viendo, Anónimo, como si lo estuviera viendo...

SiendoYo dijo...

Amén Anónimo-caracola-hola-hola. Y amén Lowana, como si yo lo estuviera viendo también...
Cahis,yo nunca he estado en situación de lanzarme a una hetero de esas características. Pero todo se andará oye...

Besos

Ross dijo...

Dicen que en boca cerrada no entran moscas, jajajaja. Cuantas hay por ahí verdad??
Saludos de presentación Lowana. Me ha encantado leerte.

Lowana dijo...

En boca abierta de heterosexuales sí que entra lengua, Ross. Por cierto, ¡bienvenida! Siendoyo, anímate a ser tú: es divertido. Ja, ja...

Coffeeholic Dreamer dijo...

Esta eso, y cuándo tus amigas heterosexuales están orgullosas de tener una amiga lesbiana y encima te dicen que si alguna vez se "hacen" lesbianas, se liarían contigo. Y digo yo, ¿qué les hace pensar a ellas que son mi tipo, o qué me gustan? No se explica, pero siempre pasa...

Un saludo

Lowana dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Coffeholic... Sí que pasa eso, sí... Sí a mí me suelen gustar las mujeres que 'entienden', no las heteros...

pax dijo...

Demasido riesgo, yo a lo seguro... no soy tan atrevida. pero tomo nota por si me encuentro con la situación.

Anónimo dijo...

Yo creo que todos somos bisexuales y que el estar con un hombre o con una mujer depende de muchas cosas, entre ellas el romper con el convencionalismo heterosexual. Mi primera pareja fué un hombre, aunque creo que lo fué única y exclusivamente porque ni siquiera sospechaba que hubiera más posibilidades de estar en pareja que la heterosexual..........y eso que siempre me he encontrado mucho más agusto y me he comportado de forma más natural entre mujeres que entre hombres. Pero me estoy alejando del tema; en mi etapa pre-lésbica, estando en el aeropuerto de Estocolmo, vi cómo en la puerta de embarque se despedía una pareja con un beso apasionado. Dos chicas rubias, muy nórdicas, un poco (bastante) escuchimizadas..... pero el hecho de ver a dos tías morreándose de tal manera hizo que me pusiera a cien........luego una de las chicas resultó ser un sueco metrosexual, pero en mi imaginación y mis sueños nocturnos siguió siendo una rubia sueca despidiéndose de su novia.
Lowana, ese intento tuyo veinteañero me recuerda a una experiencia (también hace muchos años) muy similar en la que yo era la parte heterosexual, aunque yo me enteré de ese intento años después por medio de otra amiga......quién sabe lo que hubiera pasado si aquella noche me hubieran abierto los ojos a nuevas experiencias.........no sé si estaba preparada, pero a veces me entra la curiosidad de qué habría cambiado en mi vida si en vez de salir del armario a los 30 lo hubiera hecho a los 20.
Marpupi

Anónimo dijo...

Estimada Srta. Lowana,

Siento comunicarle que no todas las HETEROS estamos deseosas de que una lesbiana nos meta cuello.... es más, algunas de nosotras, que hemos tenido cierto éxito con el sexo contrario, hasta estamos hartas de que nos quiera meter cuello un maromo guapetón. Soy yo quién elige y que otra mujer se me insinúe me parece alagador, pero, en ningún momento, placentero, sobre todo, cuando esa lesbiana que me quiere meter cuello es mi amiga de toda la vida.......
Siento comunicarle que esa chispa graciosa, como usted describe, que le produce la ingesta de alcohol, puede que le haga percibir la realidad un tanto distorsionada y que no todas las heteros deseemos que una amiga bollo nos meta un boquinazo en un descuido, boquinazo que, por otro lado, apesta a alcohol.
En alguna otra ocasión me he encontrado en similar situación, y mientras la amiga bollo busca el descuido de la sensual hetero para meterle cuello, allí está la hetero, con la copa en la mano y con un ojo en su amiga "bollo" para hacerle la "boa" cuando se tire a saco.....

Stta. Lowana, por favor, no beba tanto en sus salidas nocturnas.......

LA RUBIA

'-terca ;; dijo...

tienes razón y eso me encanta pues mi actual pareja era hetero y ahora es lesbiana :D

saludos y buenas vibras desde México muy bueno tu blog me encanto! xD

chau♥

Lowana dijo...

Marpupi, cada vez estoy más convencida de que las cosas pasan cuando tienen que pasar. Además, si aquella amiga suya que intentó sacarla del armario llevaba el mismo grado de alcoholismo que yo cuando intenté 'convertir' a aquella amiga mía, dudo que hubierais podido hacer nada. Igual ni si quiera te hubieras pasado a este lado...

Señorita La Rubia, le recomiendo que lea el comentario anterior y el posterior al suyo: nunca se sabe por dónde te llevarán los designios de tu sexualidad. Dicho esto, agradezco que ejerza de notaria de una noche que, cuanto menos, fue divertida. ¿NO? Por lo menos, literatura está generando.

Terca, encantada de que hayas cruzado el charco aunque haya sido digitalmente.

Lowana dijo...

Marpupi, cada vez estoy más convencida de que las cosas pasan cuando tienen que pasar. Además, si aquella amiga suya que intentó sacarla del armario llevaba el mismo grado de alcoholismo que yo cuando intenté 'convertir' a aquella amiga mía, dudo que hubierais podido hacer nada. Igual ni si quiera te hubieras pasado a este lado...

Señorita La Rubia, le recomiendo que lea el comentario anterior y el posterior al suyo: nunca se sabe por dónde te llevarán los designios de tu sexualidad. Dicho esto, agradezco que ejerza de notaria de una noche que, cuanto menos, fue divertida. ¿NO? Por lo menos, literatura está generando.

Terca, encantada de que hayas cruzado el charco aunque haya sido digitalmente.

farala dijo...

¿¿cómo es posible que descubra tu blog ahora??? (gracias por el link)

Lowana dijo...

Eso digo yo, Farala, ¿cómo es posible que hasta ahora no hayas aparecido por aquí? Bienvenida.

Anónimo dijo...

Voto por volver a intentar el visionado al aire libre.

Litio

Anónimo dijo...

Ya sé que te va a resultar muy poco políticamente correcto y puede que hasta "ofensivo", pero tu actitud hacia lo hetero resulta bastante agresiva. "convencionalismo", lo escribes como si pretendes asociarlo a "moralista" o "retrógrado". Si quieres respeto hacia tu orientación sexual has de respetar primero a los demás, porque luego os quejais de lo que la gente dice de vosotras.

Es tan simple como: "¿Eres hetero? vale, disculpa". Es lo que yo haría si le entrara a una lesbiana, me disculparía por la incomodidad, pero en fin, tú sabrás.

Ana dijo...

Tu escrito me parece muy grosero. Si alguien quiere ser lesbiana, que lo sea. Si alguien quiere ser hetero, que lo sea. Pero que de la nada una tipa engreida pretenda cambiar a todo el mundo a la fuerza, me molesta. Te gustaría a ti que un tipo llegue y te emborraché y te fuerce a acostarte con él? Dudo que no y luego estarías escribiendo toda indignada porque atenta con tu orientación sexual. Así que no me vengas con estupideces y deja que tus amigas tengan la sexualidad que ellas elijan.