domingo, diciembre 28, 2008

"¡Estoy harta de pepinos, quiero ostras!"

Yo soy de esas personas que creen que todos somos, en cierta medida, bisexuales. No hay nadie que de forma exclusiva se sienta atraída por las personas de su mismo sexo ni nadie que lo haga sólo por alguien del sexo contrario. Para mí esa premisa es una creencia que la vida se empeña, una y otra vez, en demostrarme que es cierta.

Y la última vez que la vida me dio esa satisfacción fue ayer mismo. Eso sí, he de advertir que para contar esta historia me veo obligada a alterar datos relativos a identidades o al entorno en el que estos hechos sucedieron. La autoestima de varios maridos está en juego.

Todo sucedió ayer en, digamos, una cena de esas navideñas, tan fraternales y llenas de momentos de exaltación de la amistad promovidos por la ingesta masiva de alcohol, organizada por las compañeras del, por ejemplo, gimnasio en el que coincidimos cada mediodía en la clase de pilates.

Lo que en principio iba a reunir a sólo una docena de colegas que comparten ese momento tan íntimo que es contraer en grupo la pelvis se convirtió en un encuentro masivo al que también acudieron las que van por la mañana a pilates, las que van por la tarde, las seguidoras del body balance y las que tienen en la clase de abdominales su tótem de lo que es sudar de verdad en el gimnasio.

Resumiendo. En total nos juntamos medio centenar de mujeres, muchas de las cuáles no nos habíamos visto en la vida. A pesar de todo, en aquel grupo tan variopinto superábamos de manera ostensible el porcentaje medio de lesbianas, y así por lo alto calculo que el 15% entendiamos... Salidas del armario, claro, porque el resto fue saliendo a medida que avanzó la noche y que el Cacique comenzó a hacer sus efectos.

Nada más acabar la comida empezaron las primeras muestras de cariño. La guerra de migas de pan dio paso al bailoteo. Fue entonces cuando llegaron los primeros refregones al son de esa salsa que se llama 'Valió la pena' de Marc Anthony. Los balanceos de los culos y las oscilaciones de las tetas eran compasados por manos todavía inocentes que palpaban los traseros al son de la música del cubano.

Todo inocente. Nada libidinoso. El problema es el alcohol, que saca la lesbiana que todas llevamos dentro, y el alcohol no tardó demasido en extender una manto de deseo en aquel bailoteo incesante. Pronto llegaron las confesiones: "Con lo bien que se os ve a las parejas de lesbianas, es que a una le da ganas de mandar al marido a la porra y liarse con una mujer", nos comentaba voz en grito una de las alumnas más aventajadas y con el vientre más plano de la clase de pilates.

Ella fue, precisamente, la que acabó bailando con los pantalones muy por debajo de la cadera, mientras que, digamos, una de las monitoras de body balance pegaba su cara a la rajilla de su culo que, obviamente, se encontraba a la vista. Mientras tanto, aquella idea apuntada por algunas -sí, probar qué es estar con una mujer a pesar de estar casadita y con niños-, a medida que pasó la noche se convirtió en clamor, e incluso llegaron a programarse futuros encuentros.

Entonces yo me ofrecí como asesora. "No, no hace falta, yo estoy más que acostumbrada a tener que acabar por mi cuenta la faena, así que sé de qué va esto, y al fin y al cabo, todas tenemos lo mismo ahí abajo", me contestó la monitora de body balance que sólo un rato antes estaba refregando su cara por la rajilla del culo de la alumna aventajada de pilates.

En ese momento yo sólo pude argumentar que la perspectiva cambiaba al estar con otra mujer y que, con experiencia y paciencia, todo era posible, incluso lograr en tu pareja el conocido como "efecto aspersor", desconocido por una amplia parte de la audiencia, que puso cara de póker y dijo que no tenía ni idea de qué era aquello. En defensa de la monitora de body balance he de decir que ella sabía perfectamente de qué estaba hablando, lo que me dejó mucho más tranquila, porque la alumna aventajada de pilates no paraba de berrear: "¡Estoy harta de pepinos, quiero probar las ostras!


* Si has estado en una fiesta de esta calaña, por favor, por favor, narra tu experiencia.

** Si tú también sabes qué es el efecto aspersor, sé valiente y cuéntalo.

*** Gracias a La Susodicha y a su Doña que hicieron posible este momento irrepetible como organizadoras consortes del encuentro.

**** La ilustración del Pepineitor es el logo de un club de fútbol. Sin palabras, pero el dibujo me venía muy bien para el post.





17 comentarios:

Quejio dijo...

Plas, plas, plas

Me he reído una jartá, como se las gastan las "boqueronas" jejeje...

Por cierto, muy buenas, vengo de camino de Conso, creo.

Saludos lunáticos, amenazo con volver.

Lowana dijo...

Me encanta que te hayas reído, Quejio. La verdad es que las boqueronas somos mu, pero que mu peligrosas. Y siempre serás bien recibida por estos lares.

Lowana dijo...

Me encanta que te hayas reído, Quejio. La verdad es que las boqueronas somos mu, pero que mu peligrosas. Y siempre serás bien recibida por estos lares.

sPiral dijo...

Bueno Lowana, qué envidia me has dao. La próxima vez VOY, aunque tenga que contratar un coche con conductor... Gracias por compartir estos momentazos...Besos y FELIZ AÑO PARA TODAS

Lowana dijo...

Espero que la próxima vez vengas sPiral, pero con cuidadito, porque había muchas ganas de ligoteo por ahí.

errante dijo...

yo este año he pasado de tonteos, pero a toda mi oficina tengo por testigo que una compañera intentó morrearse conmigo y al final terminé besando a mi compañera más querida de la oficina, por supuesto casada y con dos hijos...

Lowana dijo...

Para mí que mis compañeras de trabajo son más recatadas que las tuyas... Porque en mi cena de Navidad no hay piquitos.

errante dijo...

de piquitos nada... besos/besos

Mármara dijo...

Pues, mira, sólo de pensar en una situación de estas, con mis compañeras de curro, me salen sarpullidos varios.
Otrosí digo: de que encuentre un poco de tiempo, me apunto a un gimnasio, y no por lo del vientre plano, ¿eh?
El logo lo encuentro fascinante. Igual de fascinante que todas esas manifestaciones que acompañan a la práctica y el disfrute del deporte rey. ¡Qué cascancia, Santa Virgen de Covadonga, qué cascancia!

Lowana dijo...

Pues sí, ¡qué cascancia! (Otra palabra norteña que mola y que desconocía)

Conso dijo...

Diossss, sí. Esas cosas pasan y una no sabe donde meterse, porque al día siguiente todo el mundo se hace "andana". ;)

Mármara dijo...

Cascancia es una palabra total, ciertamente, que, según Marcela, "ye más que gómitu". Es decir, que más asco ya no puede dar. Y mira que me gusta el fútbol, ¿eh?, pero lo que se monta alrededor me da una casacancia de tal calibre, que más no me puede dar.

PlanV dijo...

Hola Chicas!
Las esperamos en
www.planvlaserie.blogspot.com
Primer serie les de Argentina!

Una más dijo...

Entré en tu blog por el nombre... yo no quiero ser como bette porter.. yo quiero follarme a bette porter! jajajaja

Conozco el efecto aspersor...

vaya fiestecita no?

Lowana dijo...

Y cualquiera quiero hacerlo, Una más... Si no mírate el tercer capítulo de la sexta temporada, que acabo de verlo y no doy crédito. ¡Ja!

Mármara dijo...

Pues, si te paseas un poquitín por los spoilers, no te quiero ni contar. Que no, que no voy a contar nada, ea, pero... ¡maminina, maminina!

Lowana dijo...

Me pasearé por esos spoilers...