martes, noviembre 18, 2008

Pluma, pluma gay

Existen dos tipos de lesbianas: las que tienen pluma y las que no la tienen. Yo, mucho me temo, pertenezco al primero de los grupos. A pesar de que llevo años resistiéndome con uñas y dientes a confesarlo y a reconocer ante mí misma y ante el mundo entero esta, a todas luces, clara evidencia, creo que ha llegado el momento de tomar conciencia de cómo soy.

Mi pluma es soterrada, tipo "a buena entendedora pocas palabras bastan". De ésas que haría preguntarse al heterosexual compañero de trabajo "¿podría ser que a esta tía le gusten las tías?" -si no estuviera ya fuerísima del armario, claro- y de ésas que hace que la monitora del gimnasio te guiñe un ojo cuando al entrar en la clase de spinning en un claro gesto de camadería lésbica.

Aunque es cierto que en ropa de deporte gano mucho -mis horas en el gimnasio y el pago religioso de mis cuotas me ha costado- y pudiera ser que en realidad lo que quisiera la profesora de spinning con ese guiño sea ligar conmigo, lo que me molaría muchísimo más que simplemente me guiñara por camadería lésbica.

Mi pluma es de ésas que puede llegar a provocar que una compañera de clase de Facultad con la que jamás has intercambiando más de dos palabras te asalte enmedio del patio para invitarte a tomar un café con ella, le des esquinazo y vuelva a insistir dos semanas más tardes en que la acompañes a tomar una copa, con el único objetivo de sonsacarte si entiendes o no. "Sí, sí que entiendo. ¿Llevo un cartel que lo pone o qué?". "Bueno, lo cierto es que mis amigas y yo lo sospechábamos desde hace tiempo".

Desde aquello de la facultad ha pasado mucho tiempo, 14 años, si no me falla la memoria, pero creo que el cartel aún lo llevo colocado, tan colocado como para que una, en principio, estirada y trajeada ejecutiva, acabara al final de una comida de trabajo, tras varias copas de vino y un par de horas de conversación, enseñándome Blackberry en ristre las fotografías de sus dos perros e invitándome a pasar un fin de semana en los Pirineos 'by the face'.

Durante los 14 años me he pasado una buena parte del tiempo intentando quitarme ese cartel de encima pero, como ya he dicho, cualquier intento ha sido infructuoso. Así que ahora he decidido hacer las paces con mi pluma y mientras me sirva para lograr cafés gratis, guiños en el gimnasio y fines de semana en los Pirineos, pues bienvenida sea.







10 comentarios:

Conso dijo...

Jajajajaja
Yo con las plumas me hago unas alas.

Lowana dijo...

Eso, Conso, ¡pa volar mu alto!

La madre del cordero dijo...

Tú te concilias con tu pluma, yo con mi 'basturrez', y sí, me he inventado el palabro. En el instituto me decían unos amigos (masculinos): "¡si tú eres como uno más!" y me pillaba tremendo berrinche. Yo no quería ser considerada un tío sin serlo, ni que de mote me pusieran Manolo, ni tener que aclararles a mis amigos más íntimos mi condición sexual de hetero sólo por haber aprendido el comportamiento masculino, es decir, por hacer gala de mi 'basturrez' suprema. Ayer, en el trabajo, me dijeron: "A partir de ahora te voy a llamar Paco!". Y bueno, me comí con papas que sigo siendo bastante bruta, sí, y que me hacen gracia los peos y los chistes de mierda y que hablo de tetas y de culos y demás accesorios sin sonrojarme. Bienvenida al maravilloso mundo de la aceptación personal. Besos!

Lowana dijo...

Pos sí, vamos aceptándonos, aunque yo no veo para nada que tengas 'basturrez', todo lo contrario. Y, ¿a quién no le hacen gracias los peos y los eructos bien tirados? Si eso es consustancial al ser humano...

Mármara dijo...

Igual no es por la pluma, ¿eh?, eso de que te inviten a pasar un finde a los Pirineos, by the face, igual es porque eres una muchacha atractiva y agradable, a la par que buena conversadora. Porque a mí, que también tengo una de esas plumas tan discretas (pero la tengo) que sólo parece perceptible a ojos entendidos, no me ha pasado nunca (lo del finde en los Pirineos, o en los Picos de Europa).

errante dijo...

yo las plumas no me las llevo a la oficina, que me las parten, me llevo discretos pilots...

Lowana dijo...

Errante, yo las plumas de escribir también me las dejo en casa, bien puestecistas sobre la mesa del ordenador, pero la otra sí que me la llevo a todo lados.
En cuanto al fin de semana de aventura a los Pirineos con todo los gastos pagados, pues no fui, Mármara. Fiel que es una ante todo.

P. dijo...

Pues para plumas las de mi chaquetón del CT, que las voy soltando por el pasillo del trabajo y despertando susceptibilidades, de paso. Por lo demás, para plumas: "la de Ganso y la de Oro" (v. APJ). Bsos

Lowana dijo...

Pero seguro que esas no son tus únicas plumas, P. Me apuesto el cuello a que alguna vez las has ido soltando sin chaquetón del CT. ¿O no?

P. dijo...

Pues quizás tengas razón. Tendré que revisar mi pala de pádel, a lo mejor no es tan Lethal Carbon Weapon, como reza en ambas caras, sino más bien Lethal Feather Weapon...