viernes, octubre 03, 2008

¿Seré ya como Bette?

Es posible que sea ya como Bette y no me haya dado cuenta hasta ahora. Se me ha tenido que poner delante el blog de pobreniñopijo, quien se ha dedicado a analizar a los personajes de The L Word desde el punto de vista de algo que se llama eneagrama y quien ha hecho que sufra uno de los mayores shocks de mi vida


Al parecer eso del eneagrama es un sistema de análisis de los tipos de personalidad inventado por los sufíes y que, a día de hoy, hay gente que todavía se toma en serio. Este pobreniñopijo dice que Bette es lo que el eneagrama denominaría un tres social, lo que significa que es una persona eficiente, atractiva, simpática, con gran habilidad social, muy segura de sí misma por fuera pero insegura por dentro, optimista, exigente y asertiva.


Hasta ahí pues he de decir que sí, que yo soy eficiente -a decir verdad soy capaz de sacar el trabajo de toda una tarde en un pimpampum-, también soy simpática -irónica y capaz de hacer chascarrillos varios sobre todo, la prueba es este blog-, además soy segura, exigente -conmigo y con los demás, y si no que se lo pregunten a mis becarios-, optimista -sé que la lotería tocará algún día-, asertiva -sí que lo soy- y competitiva -¿para qué jugar al pádel sino para machacar al que está enfrente?-.


Eso es lo positivo, vale. Hasta ahí todo correcto, porque lo cierto es que, con el rollito del eneagrama ese pobreniñopijo, acaba poniendo a Bette -y quizás también a mí, y yo sin saberlo- de vuelta y media. Resulta que los tres sociales esos también son "falsos, con una personalidad que oscila entre la frialdad y la calidez, mordaces, distantes, controladores, frívolos, materialistas y adictos al trabajo y vanidosos", cuenta. ¿Es en realidad así mi Bette? ¿Realmente eso es lo que oculta su inmaculada sonrisa y quizás la mía, que no es inmanculada pero sí que es sonrisa al fin y al cabo?


Me niego a pensar que ambas seamos así. Hombre, me gusta tener cosas buenas, ¿a quién no?, y si hay que pagar por ellas, pues qué le vamos a hacer. Y en cuanto a la adicción al trabajo, pues de aire no vive el hombre -en este caso la mujer independiente y que tienen que buscarse la vida por sí misma- y lo cierto es que en un trabajo como el mío requiere, para ser hecho bien, una dedicación plena, tener todo el día el móvil encendido y... Los puntos suspensivos son porque estoy empezando a asustarme. Quizás sí que me parezco a Bette más de lo que creo, aunque no posea su porte, su saber estar y todavía no me llegue para comprarme el Saab descapotable.


* Incluyo el link a otra página que he hallado en la que vienen fotografías de bastantes tres famosos. En esta web también aparece qué número sería Tina, la malograda Dana y Kit.

19 comentarios:

errante dijo...

No sólo el pobre niño pijo ese, sino que muchos psiquiatras y psicólogos tienen al eneagrama como el sumun del análisis de la personalidad de alguien. Y hablo con conocimiento de causa. En el entorno de una de mis ex (médico aspirante a psicquiatra), lo primero que hacían era decirte cuál era tu número, así, nada más verte. Yo escéptica y agnóstica en todo, salvo en la ley, flipaba. Si te sirve de consuelo, algunos decían que yo era un 9, pero otros pensaban que era un 8. Ironías de la vida, con lo que me gusta a mí el número 0.
Un saludo, Lowana.

errante dijo...

psiquiatra (se me coló una c o algo)

errante dijo...

Por cierto, acabo de ver la página y realmente es una mierda. Si te interesa el tema, que está estudiado desde ópticas mucho más serias, busca otra, porque realmente ésta es una de las mas malas que he visto... pobre niño pijo.

Lowana dijo...

Desde que leí tu comentario, Errante, me he estado documentando a conciencia y creo que ya tengo un mini máster en eso del eneagrama. Me parece que de 3 nada, que soy un 2 o un 8 -ése es el que me sale en los tests-. Así que 8 más 2, pues 10. ¿Puede ser que dude entre esos dos números? SOS. Y por cierto, tanto si eres un 8 como un 9, ¡genio y figura hasta la sepultura!

P. dijo...

Me confieso "enegrama-adicta". Y estoy de acuerdo con Lowana en eso de ¡genio y figura! seas el número que seas. yo creo que soy un nueve. Pero antes pensaba que era un cuatro. Aunque me gustaría ser un tres. A pesar de este baile de números mi novia me sigue queriendo.

errante dijo...

además, tienes que tener en cuenta el ascendente o como se diga... algo así como "eres un ocho con ascendencia de 7"... si yo te contara un veranito que pasé con el dichoso eneagrama...

Lowana dijo...

Por mis conocimientos adquiridos en este intenso fin de semana, creo que es que puedes ser un número pero tender hacia el anterior o el posterior. Por ejemplo, puedes ser un ocho con ala nueve o un ocho con ala siete, y, según eso, varía tu personalidad. Después, si, por ejemplo, eres un ocho, cuando estás estresado lo normal es que te parezcas a un cinco -se vuelve huraño-, pero cuando estás relajado que seas más un dos -social y encantador-. La primera sería la salida insana y la segunda la sana. Compadezco ese veranito tuyo, errante, porque seguo que te psiconalizaron bien.

Por cierto, P., seguro que a pesar de ese baile de números tu novia te sigue queriendo.

Conso dijo...

dios... esto es peor que te echen las cartas!!. Esto de ser un númerooo

sonsoles dijo...

Soy un 7. Culpable.

P. dijo...

Lowana no sé que ala tengo yo, pero plumas te aseguro que un montón para darle cuerpo. Errante, el eneagrama no tiene la culpa de que atormetaran durante un verano...dale una oportunidad. Ya me dices. Y a Sonsoles...¡VIVAN LOS SIETES!

Lowana dijo...

Conso, pues sí que parece tener algo de cabalístico esto del eneagrama. Y, Sonsoles, ¿cómo puedes estar tan segura de que eres un siete? Yo dudo sobre mi número. ¿Seré que no me conozco suficientemente?

P. dijo...

Lowana: Resistencia, a tu actitud se le llama RSISTNCIA.

Lowana dijo...

P., ¿resistencia a qué?

P. dijo...

pues resistencia a actualizar el blog con nuevas entradas. por ejemplo.

errante dijo...

jejejeje

Lowana dijo...

No teno resistencia,sólo demasiado trabajo!!! Grrrrrr...

inma dijo...

me tocó el 9, me parece bien, creo que me viene como anillo al dedo. los 9 también tenemos mucho que decir

Lowana dijo...

Yo me suelo llear muy bien con los 9, mira tú por dónde. Si eres un 9, supongo que te habrán dicho muchas veces que das paz. Por cierto, Tina Kennard, la novia de Bette, es un prototipo de 9 del subtipo sexual, se fusiona con su pareja y lleva a vivir a través de ella. Está muy bien dibujado en la serie. ;-)

inma dijo...

Es que yo estoy segura que soy una tina, por eso necesito un Bette. La verdad es que lo que mas le escucho a mis parejas, es la trankilidad que doy, no me altero por casi nada y eso por lo que se ve gusta hoy en día. hay personas que necesitan tener a su lado a gente que le transmita eso. ya estoy aquí yo para hacerlo. un saludo lowana. me encanta tu blog.